Ir al contenido principal

Radiografía de una ciudad fracturada y de una provincia que la acompaña:


I-

Siempre un sueño pensar que la CABA y el Conurbano son la clave para el gobierno del país porque tácitamente se basa en el poder de mayor concentración por habitantes por metro cuadrado en un país que muchas veces se lo juzgó de despoblado.

No obstante estos hechos no frenan cuestiones de fondo, cuestiones que en suma tienen que ver con el poder, la historia de ese poder, y la manera de hacer política. Política que en el fondo tiene que ver con cierta forma de comprender la realidad.

Argentina y la “Tragedia”, la despolitización de los asuntos más graves de nuestro país es un factor común, la crisis como la anti-política es otro, el periodismo de catástrofe si es amarillista, mejor, nada hacen los que hablan de todo y para todos, hablan en el mismo tono, y todo maso menos es igual, la gente se asquea del rédito político y todo se pone en la misma vitrina. La gran desgracia termino ocurriendo en la Plata, pero primero se centro la atención en la CABA y como siempre en los lugares que alguna vez Mauricio Macri prometió salvar, léase Núñez, Belgrano, etc. Esto no es menor, la promesa de la ciudad eternamente dividida sigue y cuando todo falla, la “unidad” es vendida por pedazos, o la tragedia que en el discurso macrista viene por partida doble. Se puede decir que hay obras hechas nuevas, como las de Barracas, también se puede decir algo peor, que es, mantener obras existentes parte de los costos fijos de hacer “pro-gresar” a una ciudad , saber y limpiar, cuidar los dragados y suponer como ahorrar y mejorar los sistemas existentes tiene dos grandes fallas, la primera son más difíciles de vender políticamente, la segunda, además y no es menor suelen tener la necesidad de descentralizar el poder en la ciudad, lo mismo pasa en la Provincia, y la línea directa de poder se altera a todo nivel, Nación, Provincia, Municipio y Comuna.

¿Cómo entonces no caer en la metáfora de siempre? ¿Será el cambio climático? Quizá lo sea, pero en el fondo, primero hay que saber si los sistemas existentes con cambio climático mediante son o no capaces de manejar cierta cantidad de agua, si no hay mantenimiento no hay tu tía, si la excusa es que Shell perfora el Ártico, pidamos vía ONG que Obama nombre “autoridades”, claro que eso es un delirio, pero el eterno culto del país “serio” no es menor, todo lo serio se viene a pique. La lluvia que particularmente pegó en esta oportunidad al ser costera, tiene cierta cuota de fortuna porque muestra que pega en todo lo que está desarrollado sobre la capital de la Nación y de la Provincia por igual. No siempre pasan estas cosas.

Como se pudo observar en esta tormenta y como paso en otros casos, las emergencias en Argentina tienen fondos específicos, muchas veces dependen del ministerio del interior, otros son partidas específicas, el pecado obvio y terrible es que se pueden usar, que se pueden literalmente “fumar” sin que nadie se de cuenta hasta que sea demasiado tarde. Una teoría general del Estado, de si es más grande o más chico, o de si por lo menos ya que la constitución de 1944 es tan perfecta se debe cumplir o no llamaría la atención sobre que son las Auditorias Generales de la Nación y de la Ciudad las que respectivamente recuerdan que muchas veces, el espacio para la emergencia es una vacante. Claro que si la excusa es decir que el estado es inútil simplemente o que se trata de una tragedia, sirve más para vender tapas que para pensar soluciones.

Ahora bien, ¿Se venden las tragedias? En Argentina y en muchas partes del mundo, la Tragedia y el morbo venden. Para mejor no sólo venden sirven para poner una cortina de humo. Cuesta pensar en la manera en que se concibe la política y en la herencia de qué es cultura, qué es espectáculo, qué es infraestructura y cómo cada subsistema va terminar perjudicando al otro. “Genios”, nos quieren convencer que con una lluvia tan importante como la de 1906, nada se puede hacer, luego podemos ver que otros hablaron de una lluvia que hizo estragos en 1985, y así podríamos seguir y ver que tantas lluvias pasaron en casi diez años que los mismos arroyos, las mismas obras, las cuales apenas se terminaron las más ambiciosas, y no se iniciaron ninguna relevante, esto nos hace acordar a lo que pasa con los Subtes, o la Ley de Basura Cero, tragedia es la muerte del empleado de subte de la Línea B, tapada por todo lo demás. Tragedia es que el DOT siempre inunde el mismo barrio con las mismas 350 viviendas, tragedia es que se piense que la toma de viviendas en Soldati es algo digno de reprimir. Todas estas son tragedias y no climáticas, sociales porque muestran contradicción entre vecinos y sujetos, recuerdan la división con el Indoamericano, recuerdan siempre el peso de años y años de obras mal hechas, de las autopistas de la dictadura, de ciudad “moderna”, cool, y de que siempre la arruinó si mal no lo recuerdan no las cometas desde la época de la concordancia cuando la ciudad tenía su propia electricidad (Que hoy no tiene por cierto) sino que siempre se pensó que fueron otros los culpables y no los ricos y más pudientes vecinos de la capital.

Tragedias que muestran lo que ocurre siempre, y más no echan culpa más que a la propia historicidad, lo que pasó, pasó. Se sabe que la construcción con la caída y muerte en boliches, la caída de carteles, las dudosas condiciones de muchas viviendas en la CABA no son novedad, pregunta sería entonces ir más lejos. ¿Será que incluso las obras más ambiciosas apenas terminadas, más las nuevas obras, si no se analizan pueden cambiar el sentido original de las primeras obras? La respuesta seguramente es sí, pero cuando el ABL es la miel o el maná y cuando la propaganda es parte de algo que llevó al suicidio del único funcionario macrista de su historia, Centurión queda un gran vacío, que ni el desentendido del TC, el funcionario que dijo que el no sabía porque no estaba permitido que se vendieran entradas a 2500 pesos no puede ignorar. No lo puede ignorar porque es la misma ciudad, entonces, si no sorprende eso, si además no sorprende como se gasta el dinero, si en el fondo, existe cierta impunidad para ir creando tragedias. ¿Cómo no esperar que el clima sea algo inmanejable?

Ahora bien quien quiera bucear un poco más se dará cuenta de una cosa, no son casos aislados, no es cierto que todo el mundo en todo el estado puede ser juzgado de la misma forma en su papel por las mismas cosas. No son los rescatistas igual de responsables que los encargados de espacio público, tampoco lo son las personas que cortan el bacalao a la hora de asegurar generosos retornos en la basura, ¿o nos equivocamos? Cuando esto formó parte del gran negocio de la provincia de Buenos Aires, y la capital todos prefirieron pensar en otra cosa. Pero hay detalles tanto o más fugaces que cuentan con brillantez que sólo ocurre en CABA por mala suerte, y mala idea, y mala manera de pensarlo todo, una de ellas es la poda, una poda en medio de un feriado de seis días, la alerta metereológica, el no poder buscar las ramas, y tantos otros detalles que se suman a los eternos dejar hacer, dejar sufrir que muchas veces ocurren cuando porque se tercerizar todo, el que poda, no junta, el que junta espera que le paguen tal vez, y todo gira en torno a un juego de la OCA siniestro. ¿Puede Roggio salvarse? Justamente él ya tiene un muerto por el subte y no sabemos cuál será su papel en la basura, porque el también sabe hacer ese negocio. Para peor, se prefiere demonizar siempre y por siempre al sindicato de subte. ¿No será demasiado amor en la ciudad del amor? Ni infinitos gurúes que no sepan de qué se trata nos van a salvar de esta.

Esperemos que no sea el escarnio de víctimas lo que de más dinero al final, lo que hace que los negocios de inmobiliarias, constructoras, y otra gente siga igual. La obra pública como lugar para el robo, la obra pública como lugar para el desastre y para peor con el contraste de pocas obras muy exitosas, chocando otra vez, con la misma lógica, esquilmar al Estado se puede hacer desde cualquier discurso. No sería la primera vez, no es la primera vez que ciertas obras, como el Borda, obsesión de Macri no le deja ver el bosque de infinitos problemas por explorar, que no se diga que el heredero de Franco no tiene deseos de hacer obras, que no se diga que no quiso hacer el metrobús en la 9 de Julio, que no se diga que es sólo torpeza que dedico su tiempo  a la sala Alberdi y al Parque Centenario antes que el arroyo Vega, al Medrano, al TC lo llevó dos veces, que no se diga porque mostraría que siempre en toda política hay relato, cuando cada uno quiere gustar de un relato distinto. ¿Cuento chino? ¿Otra vez? ¿Siempre el mismo cuento? ¿Dónde se hace imposible que lo privado acompañe a lo público? Bueno, este es un caso, las lluvias, los desastres no suelen dar ganancia, no suelen dejar alguna ventaja para ser vendida, pero claro entonces, ¿Cómo potenciar la actividad, la pujanza? En una ciudad donde el Estado, le abre la puerta al gran capital, esto va a seguir pasando, es el Estado que ayuda, que crea esas zonas que se valorizan, no podemos decir que la CABA no creció en los últimos diez años, pero justamente Palermo, y otras zonas son “afectadas”, las soluciones estéticas terminan siendo parte del negocio de vender la superficie. En este sentido, como cuando falta la luz y la presión de agua, se construye algo que no se puede terminar de procesar, y ahora termina creando un monstruo de doble filo que emplea a mucha gente pero que siempre busca nuevos terrenos en la ciudad, destroza patrimonio histórico de la mano del PRO, y no una sola vez, además que genera la ciudad errada de que la ciudad tiene los servicios de una ciudad que siempre fue autónoma cuando más bien si la Plata una ciudad o una capital provincial es infinitamente más magra es porque Buenos Aires es ante todo la capital de la Nación que ahora debería autoadministrarse.

La CABA no cuida su patrimonio en general, por lo que al final de cuentas, las soluciones a medias terminan siendo un brillo más después de la tormenta. Macri podría haber avanzado con obras pluviales y jamás demandar el subte ni la policía, podría haber gestionado menos y logrado más. Podría haber hecho lo que le toca a la mayoría de los intendentes, porque la Ciudad aún por lo que se ve no se maneja como una Provincia. La policía propia, la reforma de 1994, y el reducto electoral por excelencia del cual De la Rua llegó al poder no fueron pensados como ciudad, y por lo tanto por qué no decir que las Tragedias, y la corrupción, vienen como en cualquier otro lugar de la república, ¿Por qué tanto escándalo con Formosa si la propia CABA todavía no puede resolver lo que tiene en la punta de su nariz? Para peor, eso nos permite ver con frialdad, que la “competencia partidaria” con el fracaso de las comunas “idea socialista” de Roy Cortina quedó en la nada, y queda en la nada entonces el poder competir, ¿Por qué se compite? Si la ciudad es un mero escollo para no decir más nada, ¿Qué podemos pensar? La CABA casi puede subsistir sola, y eso la hace el distrito más rico del país, a la vez invirtió en esfuerzos claros por otra clase de campañas. El problema de 1880 se potenció enormemente, una cabeza gigante que puede llegar a todo un Estado a ser inerte.

                                                                       II-

¿Qué clase de sociedad es la que le atraviesan estos problemas? Problemas, o mejor dicho decisiones políticas, termina por ser cierto que de forma inevitable la reflexión termine conquistando lugares que previamente no había llegado siquiera a pensar. ¿Cómo fue que ocurrió esta lógica? Si nos ponemos a pensar en una lógica dirigencial, y en un Estado abstracto, la idea de una sola cabeza corrupta o un par de ellas bastará, pareciera que ese fuera el cuento, y que la renovación de la política llegase de desconocidos, que de alguna manera en segundas y terceras líneas mantendrán a la misma gente. Esa quimera es parte de las “tragedias”, sería inútil no pensar que no se van explotar desde el punto de vista de la clase dirigente, ¿qué  va a pasar? ¿Cuánto tiempo pasó hasta que todo fuera una mera crítica vacua a si el dirigente hizo o no hizo? Por cierto que forma parte de una forma de educación y de adoctrinamiento, de la impotencia del Estado y de la sociedad civil, y del engaño de una alternancia que tiene el lujo de muchas veces empeorar lo que se viene haciendo, y el mito del “mediano plazo”, como si el mediano plazo pudiese ser tal sin tener una coherencia en el modelo económico, que en Argentina en los últimos cuarenta años varía dramáticamente cada 10 años profundizando las contradicciones. Claro que esto, la cosa que siempre queda fuera del debate político cuando “la catástrofe” se hace presente juega a favor de la manipulación lo mismo fue en los 90´ cuando se desmantelo el Estado, lo mismo es cuando se cree que deudas, por deudas mismas van a generar la inversión a tiempo que sea redentora. ¿Dónde está el engaño? ¿Quién pone más y quién pone menos en esta apuesta? “La gente” es una entelequia cuando se revisan muchas de las hipótesis cuando se ven cosas que en las semanas siguientes pesarán sobre el futuro del país, en parte porque forman parte del sistema en que se vive, una de ellas lo impuestos. ¿Podrán los municipios prescindir de los impuestos de aquellos lugares afectados? Sobretodo aquellos más dañados, cuánto eso impactará en la recaudación, en el fondo, cuando se vean en los números se verá la especulación, se verá también lo que ocurre siempre, no es sólo la mala infraestructura, sino el entender que una transformación más profunda va a hacer que la gente viva en mejores lugares no inundables. Porque podemos saber, y no intuir que los pasivos en los sectores de más bajos ingresos todavía serán peores.

Para eso además termina siendo un círculo vicioso ya que volverán a instalarse, ellos u otros en esos mismos lugares donde nuevamente puede que ocurran las mismas tragedias, la cuales en el fondo si se combinan con las malas condiciones ya existentes de vida, de una inversión que en términos de salud e infraestructura es muy importante no cabe duda que formará parte de las decisiones más incómodas. Los pasivos sociales en la redistribución del ingreso, en el acceso al trabajo, en la cultura, y en la mezcla de discursos contra dicterios entre solidaridad ocasional versus, “el enemigo” que además vuelve y reaparece en las situaciones normales es alimentado desde las mismas usinas. De esta forma podemos entender como serán los impuestos cómo serán los impuestos en el salario, como será la prorroga sobre los impuestos en las empresas, cómo será la especulación el dólar la cual va a hace presión en los siguientes meses pese al pasivo que va a dejar la inundación, esto tiene precedentes con la inundación de la provincia e Santa Fe durante meses no hubo rutas, y en Tartagal que era un caso testigo, ya que de alguna manera, lo que se puede considerar es que las obras, y las posiciones terminan repitiéndose. La solidaridad no es una política de estado, lo que pueden ser políticas de estado son derechos, y porque el derecho a la vivienda sufre el expolio por todo lo que ocurre por medio de la corrupción y la prebenda, más la idea de que no es que son muchos lo que lucran en el medio, y que además ellos son los menos perjudicados. Vale decir que durante los tiempos de mayor crecimiento del país, con subsidios y todo, fue la AFIP y ARBA, las que tuvieron que poner al día a aquellos que como otros medios, no pagan impuestos. ¿Cómo no pensar entonces que son los que pierden todo lo que no tienen que pagar los impuestos y los que tienen todo, los que deberían ya estar pagando? Cómo no podemos transferir el pasivo de 280 millones de pesos de La Nación a tragedias como esta, claro que es más fácil para los Mitre esperar y ver como a la familia Macri y a todos los grandes patrimonios del país esperar a ver qué pueden aportar las personas de a pie, la pregunta es si ellos en realidad no contribuyen con dinero constante y sonante. Claro que si esto es así las cosas se ponen de otro color. Impugnar estas cuestiones no son menores, también son política, tuvieron que ser los docentes los que tuvieron que poner otra mejilla, los que van a poner su disposición atrasando sus ingresos que incluso en lugares de la provincia pueden ser afectados por la misma inundación para poder poner su grano de arena en la Tragedia. Ciertamente que estas cosas son las que muestra la nobleza de los gremios docentes que fueron los que lucharon contra la precarización de la educación y por ende de todos los demás servicios versus los privatizadores y precarizadotes de siempre. ¿Para cuando el reconocimiento de la organización de los sectores de servicios que muchas veces son los que hacen la diferencia y no justamente lo mejor pagos? ¿Qué puede decir un periodista de una radio de gran difusión versus a los maestros que con el mínimo hacen más?

Si a esto se le suma las personas que aprovechan para robar de las colectas, si a esto se suma el papel que tiene o no que tener muchos otros actores de la sociedad, quedan muchas preguntas interesantes. Una de ellas saber, qué van a ciertas personas, por ejemplo una de ellas el intendente de la Plata, ¿Va a renunciar? Personas con menos muertos y pérdidas materiales perdieron el poder mucho más fácil, si a esto se le suma la mentira, sus sueños en otra época de hacer con el poder de la provincia. ¿Cómo no pensar? En esta situación, ¿Cómo piensa actuar el consejo deliberante de la Plata? El maquiavelismo de mantener el status quo podría llevar más adelante una reacción mucho peor por parte de los ciudadanos de la Plata. Esto no es menor, no va a ser menor en cuanto la gente perciba que la política, se retraiga porque un periodista como Rial, tome el aire de la radio para recordarle a Mauricio Macri que tiene que estar las 24 hs, como si fuera un call center, encima en el tono de complicidad, de “muchos quisieran ser jefe de gobierno”, cuando en realidad son las Auditorias políticas las que ya presentaron gran parte de los errores el macrismo y eventualmente podrán hacer lo mismo con Bruera, y con Scioli, no va ser sólo nombrar los planes lanzados sino constatar los gastos y las obras. Lo que pasa es que nuevamente son los medios los que tienen que mostrar pero a la vez ocultar. Solamente de esa manera se pueden entender muchas de las otras cosas, cuando se analice la Provincia de Buenos Aires se va a poder ver algunas de las muestras de la falta de sustentabilidad de los recursos de esa provincia, no sólo por la coparticipación, ya que esto forma parte pero no es excluyente, como podemos saber, las inundaciones en la Provincia de Buenos Aires se dan en el campo y en los centros urbanos, pero lo cierto es que los impuestos, las zonas productivas que pueden bien sostener a la ciudad en crisis van a venir del mismo lugar donde el impuesto rural es cada vez más bajo, aunque esto es el único medio para poder cobrar al terrateniente que no suele vivir en el barrio inundable y hacer una transferencia social y justa de los recursos. Pero si a esto se suma el papel de la propia provincia para poder resolver estas cuestiones uno pueden entender cómo se organiza el sistema de la distribución del ingreso con este sistema impositivo. La recarga ante las tragedias es mayor, el 21% del IVA, la resistencia al crédito para las compras del supermercado por el sector bancario forman entonces también una garantía no menor de dificultar el progreso y la recuperación. Cada vez que un evento extraordinario crea pasivos en la sociedad es momento de aumentar la brecha del conflicto con los que tienen más recursos que pueden ser menos golpeados. En política pública esto lo que lleva a es a una serie de contradicciones una de ellas es como se gasta. Difícilmente podemos entender los estilos de gobierno en la mayoría de las administraciones nacionales como sistemas solidarios. Por eso cuando se creo un fondo solidario para el consumo como en otros casos, tienen sus contradicciones, no sería raro que el sistema de cuenta tropismo aparezca cuando la crisis se la ve lejana, sirve para jubilaciones, sistema bancario, esquemas impositivos y garantías para la “inversión” versus la “solidaridad”  que tiene que venir a salvar las papas a los que más tienen. Los que menos tienen aún hoy aportan más de lo que se podría creer en el sostenimiento de este país, y por eso las políticas cosméticas pueden impactar poco en este sentido, los municipios tienen a su disposición muchas veces iniciativas en torno al consumo que es la única manera de lograr empleos directos, y es la única manera de garantizarse ciertas cuotas ventajosas, lo cual se puede leer en Bingos y Casinos, si estos medios pudieran ponerse al servicio de las catástrofes, una parte de un sector de ganancias extraordinarias fácilmente podría palear estas cuestiones.

Para quien quiera pensarlo desde “Liberación o dependencia”, hay que darse cuenta que justamente las dificultades para cobrar impuestos, manejar la fuga de capitales y la irresolución, más el abandono de ciertas zonas sobre otras es la que genera un capitalismo que puede crecer en el PBI, que puede dar empleo pero que tienen restricciones graves, las cuales como consecuencia, lo estructural que va desde la inflación hasta los servicios públicos se puede mezclar por la incapacidad de poder hacer los gastos claves para poder dar un salto y poder salir de los atolladeros más grandes, y eso tiene que ver con la urbanización de las villas, y con la mejora de todas las zonas periféricas de las sociedades. Lo cierto es que estos procesos tienen un impacto en diez años, o más, y que pocas veces en este sistema pueda decirse que la continuidad política pueda durar tanto, cómo va ser posible inversiones tan largas si no hay continuidad de políticas económicas, si no se puede tener mejor conocimiento de las políticas sociales.

Entonces termina por ser un resultado recurrente que la industria de la construcción privada, malos ingresos, tierras fiscales o no que son ocupadas pero sin su resolución legal por parte del poder judicial y otros tantos casos generen siempre, asentamientos inestables que se suman a la existencia de los distintos barrios. Claro que además se puede considerar si hay que forestar más las zonas cercanas a las ciudades ya que eso puede permitir que la saturación de la tierra por parte de la cuenca pueda ser alterada y se puede volver capaz de recibir más agua. Esta es parte de una de las propiedades del espacio verde en las ciudades, las cuales sino tienen sólo el cemento y las cañerías para drenar. Por lo que termina siendo clave tener un plan de espacios verdes, como otras políticas, lo cierto es que la Provincia invirtió en otras cosas, entre ellas “seguridad” las cámaras que se establecieron en muchos municipios forman parte de cómo se venden las prioridades, lo mismo el papel de los distintos poderes. Los mismos que piden “fuerzas de seguridad autónomas” es decir mafiosas para tener la mano dura asegurada, son los que dicen que en situaciones graves de conflictividad social eso sea una simple solución cuando la presencia muchas veces del policía ya se ha constatado puede llevar a peores problemas. Todo eso forma parte de una gran falta de pérdida de cobertura, y que además una parte de los representantes negados de los distintos distritos, los intendentes y comuneros que siguen siendo invisibilizados para poder mantener el conflicto ciudad, provincia, nación en el tapete y no ver qué más ocurre en toda la provincia de Buenos Aires y en toda la ciudad, ¿Cuánto se va dedicar a los casos de los barrios específicamente? Si recientemente alguno de esos barrios como los Hornos aparentemente tenían que separarse de la Plata por cuestiones impositivas, idea del PRO, podría decirse que eso hubiese bastado para poder paliar los problemas serios de cada uno de ellos, ¿Se va a comprar la administración real intendente por intendente o se va a preferir tapar eso con las especulaciones electoralistas de si es K o no K? Esta es la misma provincia donde un intendente precisamente en San Isidro pensó que lo mejor que podría pasar era levantar un muro con San Fernando. No fue en otra provincia por lo que las preferencias, no son sólo de planes nacionales o provinciales. Muchos de esos escándalos, y otros conforman parte de la “alternativa” en la provincia de Buenos Aires, ¿ese cuento para cuando nos lo van a dejar? Posse es uno de esos héroes. Con todo, la presencia de la justificación de la gestión y la ausencia de ideología parece formar parte de una discusión que va a pensar en ciertas cosas que no conviene pensar. ¿Hay que cambiar los planes de gobierno a nivel 2015 de todos los niveles de la administración? ¿Cuáles son las prioridades? Si eso no aparece en la campaña, y todo será guerras de Spots, de Alica-Alicate, vamos camino a un sistema que podría funcionar con muchos baches en los países “desarrollados” pero difícilmente en el nuestro. Sin contar con que Estados Unidos en situación similar hizo un desempeño cuestionable sobre el papel de Katrina, cosa que no se registró porque siempre lo importante es ver el bien manejado Huracán Sandy, donde no se percibió que eso se montó en la campaña. Pero como aclaración final si hay algo que los norteamericanos hicieron para “prevenir” más y que no fue impulsado por nada, fue calcular el costos de las pólizas y de las indemnizaciones y así educar, no fue un impulso en abstracto, ¿para cuando el sector privado va a participar? Simplemente vamos a tener empresas de seguro que no van a pagar, ¿esto es todo lo que podemos pedir como sociedad? Cuando en el fondo, esto parece llevarse más adelante cuando se quieren proponer además de los ya existentes seguros, seguros para actividad agropecuaria. Desastroso es siempre darse cuenta que los seguros justamente no fueron hechos para catástrofes, y que el cambio climático justamente a nivel mundial es una de las variables que menos controlamos en cuanto a millones de toneladas de emisión de CO2, pero mucho más en términos de árboles, de dardos, de reubicación de familias y sectores de la construcción, para cuando la CABA y la Plata van a tener una política específica, en estos puntos, y no tanto el proyecto general tal o cual. Para eso justamente las auditorías que mostraron los errores fueron las que desaparecieron parcialmente y son las menos buscadas para poder hablar de estos problemas, siempre es mejor informar especulando.              

        

Comentarios

Entradas populares de este blog

Crítica a “Las 21 leyes irrefutables de liderazgo” de John C. Maxwell.

II- 1-Ley de tope: La capacidad de la organización está determinada por la capacidad de líder. El líder reclama la gente con más habilidad, y estos reclutan a la gente con la misma capacidad.
Suponer este punto como una mera formalidad plantea muchos problemas. La capacidad de un líder puede variar de un momento a otro con formidable rapidez. No es lo mismo un líder de grupos pequeños que uno de grupos grandes. No es lo mismo una mesa chica a una plaza pública. Muchas veces un líder sólo cuenta con el apoyo indeterminado de adeptos que no termina por conocer. Esto es la clave en el espacio público. La potencia de un líder por fuera de una organización se mide por parámetros diferentes. Muchas veces no es la admiración, o la camaradería lo que lleva al poder. Muchas veces es el temor y el respeto, otras una devoción que no tiene mucha relación con quien la genera. Un líder es líder de los suyos y de su contrario. Un líder tiene que forzar a tener un enemigo necesario. El liderazgo sino …

Praxis política, organizaciones y democracia:

No hay que ser superficiales. La cuestión de la actividad política tiene que ver con el sistema político en el que se vive, es decir en la democracia de carne y hueso. Hoy en día, Argentina tiene una interesante mezcla de armados políticos. ¿Cómo se hace política? La respuesta es un justo equilibrio entre movilizaciones e instituciones. En este proceso debemos interpretar que la acción es la política es la que puede dinamizar a la sociedad. Transformar a la sociedad depende de la política, los límites de la sociedad a lo largo de la historia tienen que ver con las propias organizaciones políticas. No con una sino con todas. Es decir que a partir de la organización se implementan políticas, con ellas se pueden materializar gran parte de los objetivos que se proponen. Por esto el esfuerzo, el trabajo en la política existe. No existe de por sí una relación que no sea política en todos los procesos de producción de un país, o territorio cualquiera. Hay que tener en cuenta que para mejor…

Los progresistas mediáticos, descubren el orden.

De los pactos a la defensa del orden: Cambiemos es un gobierno de minoría. Por eso, durante todo su primer año de mandato hizo un verdadero empaste de alianzas con el peronismo en sus variantes que van desde el Movimiento Evita en la provincia de Buenos Aires a Massa, y un bloque peronista-kirchnerista que fue perdiendo su potencia. El peronismo que medía fuerzas entre sí, necesita para determinar la fuerza la ayuda de Vidal. Vidal necesitaba la ayuda de ellos y así fueron evolucionando con la carrera astronómica De la Torre un genuino tránsfuga y varios grupos de intendentes que iban desde Fenix, Establo, Esmeralda, etc. Estos pactos se sumaron a los gobernadores especialmente dóciles, Entre Ríos de Bordet, Salta de Urtubey, Schiaretti de Cordoba, la “entrañable” Bertone de Tierra del Fuego y la balcanizada Alicia Kirchner. Los gobernadores tienen que dar la “gobernabilidad” y la dan haciendo una alquimia fiscal, donde lo agrario, lo minero y lo petrolero es lo que tiene que ser ced…